El trabajo en el campo pasa de lo muscular a lo cerebral