El cambio entre la tramitología física y la digital implica más que un click